Menu

Blog

Noticias de última hora

ANIMACIÓN- LEARN SPANISH

Historia del cine de animación española

En esta entrada voy a hablar sobre un género que gusta a estudiantes  de español, especialmente a los niños y a los adolescentes: la animación. Si quieres aprender español es importante escuchar y leer,  por eso muchos profesores de español recomendamos ver películas para poder aprender español.

Erróneamente, mucha gente en el mundo piensa que los dibujos animados son solo cosa de niños, sin embargo esto es un error muy grande, y la prueba de ello es la cantidad de series animadas que existen  sobre temática adulta como South Park, Shin Chan, los Simpsons, Padre de Familia, Futurama, American Dad, e incluso series aparentemente más inofensivas como Hora de Aventuras, los Rugrats, Historias Corrientes o Bob Esponja, que contienen muchos mensajes que escapan de la compresión de los niños y que solo los adultos son capaces de descifrar correctamente. Lo mismo ocurre con el cine animado de grandes empresas internacionales como Disney, Pixar o Dreamworks, las cuales atraen tanto a pequeños como a mayores ya que muchos de sus mensajes también pueden contener valores que también son apropiados para adultos, así como situaciones en las que estos empaticen más fácilmente que los pequeños.

Sin embargo, en el caso de la animación española, lo cierto es que esta no ha gozado del impresionante prestigio de la animación internacional, pero aún así, muchas obras animadas españolas han logrado hacerse un hueco importante en la historia de la animación, algunas de ellas compitiendo con películas animadas estadounidenses e incluso mucha gente ni siquiera lo sabe. Posiblemente mucha gente no sepa que Tadeo y Jones, Nocturna o el Cid son películas de animación españolas.

 

Antes de comenzar con el cine, España llevó a cabo varios cortos animados en blanco y negro incluidos en varias películas, a pesar de que estos no obtuvieron un gran reconocimiento por parte de la crítica.

La primera película propiamente de animación española fue realizada en el año 1917 por el cineasta Fernando Marco, aunque no tuvo mucho reconocimiento, como tampoco lo tendrían las películas posteriores hasta el año 1942.

En el año 1940 se unieron dos empresas cinematográficas: Hispano Grafic Films y Dibsono Films, dando origen a los estudios animados Chamartin, llevando a cabo varios cortos animados entre los que destacó uno en especial: Garbancito de la Mancha, que puede considerarse el primer corto animado con éxito, y además en color. La película fue lanzada en 1945 y dirigida por el cineasta valenciano Arturo Moreno. Esta película narra las aventuras de un niño huérfano por defender la aldea donde vive de tres amenazantes chicos y de un gigante caníbal gracias a su poder de convertirse en garbanzo.

Tras dirigir algunos filmes más, la empresa Chamartín lamentablemente quebró en parte debido a la fuerte competencia con otras empresas de animación norteamericanas como Disney. A comienzos de los años 50  los hermanos madrileños José Luis y Santiago Moro comenzaron a trabajar en la publicidad animada y a partir de ahí empiezan a realizar series de animación muy exitosas en su época como Cantiflas y la famosa familia Telerín. Seguro que todavía muchos adultos que fueron infantes en los años 50 o 60 siguen tarareando “vamos a la cama, que hay que descansar, para que mañana podamos madrugar”, la famosa canción que indicaba que ya los niños debían acostarse para levantarse temprano para asistir a sus clases.

Hasta los años 80, sin embargo, a pesar de éxitos de series y películas ocasionales, la animación española no goza de excesivo prestigio. Pero la situación comienza a cambiar  desde los años 90 y lo hace radicalmente a partir del 2010 hasta ahora, además de su activación productiva, prácticamente cada año se estrena alguna película de animación española y la mayoría suelen presumir de tener una buena acogida por parte del público tanto español como extranjero, junto a algún que otro corto animado.

Las empresas actuales españolas encargadas de producir películas de animación  son: BRB internacional (series famosas como Los mosqueperros, los picapiedra, Tom y Jerry), Irina Entertainment (especializada en series infantiles y juveniles como Oggy y las cucarachas, Los pitufos, Sandra, viviendo en el bosque, Asha,  Stellaluna) y Vodka Capital (Jelly Jamm), aunque también es frecuente que muchas películas animadas españolas, sobre todo las de los últimos años, cuenten con el apoyo de alguna cadena de televisión española, como Las aventuras de Tadeo y Jones, de Telecinco Cinema, que se convirtió en unos de los grandes éxitos de los últimos años y cuya secuela se estrenará en verano de 2017.  También ha sido un éxito otras películas recientes como  Atrapa la bandera, del mismo director y con el apoyo de la misma cadena. Otras películas españolas animadas que se han hecho un hueco en el mundo de la animación desde el año 2000 hasta la actualidad son: El Cid, Los reyes Magos, Nocturna, Donkey Xote (simpática y genial parodia de la famosa obra de Cervantes El ingenioso hidalgo Don Quijote de la Mancha), Planet 51, Arrugas (que aunque no es muy conocida actualmente ganó dos goyas por mejor película y mejor guión adaptado), Las aventuras de Tadeo y Jones, Atrapa la bandera, Ozzy y Psiconautas: los niños olvidados (ganadora al Goya como mejor película de animación europea de este año y dirigida por Alberto Vásquez, que ya era conocido por otros cortos relacionados como Birdboy, Sangre de unicornio o Decorado, muchas de cuyas obras tienen un contenido simbólico, religioso o metafórico, la mayoría de ellas protagonizadas por animales antropomórficos.

Otras películas animadas con una temática más adulta exceptuando Psiconautas o Arrugas también son muy reconocidas en la actualidad aunque en su momento no cosecharon gran éxito de taquilla, como Crisis carnívora, también protagonizada por animales antropomórficos y con una temática centrada en el mundo de la política y las drogas empleando la parodia y el humor negro. También es el ejemplo de El lince perdido, que trata ampliamente el tema del maltrato animal, Aún así son obras que también merecen la pena ver y valorar.

De modo que, si te gusta la animación, que sepas que hay muchas obras animadas españolas y que, aunque no sean tan conocidas como las producidas como Disney o Pixar, muchas de ellas son muy recomendables tanto por su estética como por su temática, ya que pueden aportar valores muy interesantes para la sociedad actual, además de ser un gran apoyo para aprender español.

 

0 Comment
Volver
Interigual