Menu

Blog

Noticias de última hora

Interigual

El flamenco

El origen del flamenco es incierto, ya que ha sido un arte que ha ido transmitiéndose a los largo de los años por tradición oral, entonces parece que no tenemos documentación escrita sobre estas manifestaciones hasta el siglo XX.

 

Se puede decir con casi toda seguridad, que el arte flamenco nació en Andalucía, en el seno de una comunidad marginal e intercultural , en la que convivían judíos, árabes, cristianos y gitanos, y a la que se sumaron, durante el siglo XVI, los ritmos de la población negra, que hacía escala en el puerto de Cádiz, antes de partir hacia las plantaciones americanas. Tradicionalmente aparece asociado al pueblo gitano por haber sido este su principal difusor e intérprete, así como el que mejor supo fundir en un solo recipiente musical brotes de raíces tan diferentes como las melodías árabes, los cantos judíos de la sinagoga, remotos fragmentos de la liturgia bizantina y aportaciones de la cultura musical andaluza. Se piensa que el primer “Palo” fue “La Toná”, este cante no se acompañaba ni de guitarra ni de baile y su zona era entre Cádiz, Jerez de la Frontera y Triana.

Tenemos que tener en cuenta que el flamenco surgió de un pueblo con carácter marginal y rechazado constantemente por su origen por eso en su música vemos elementos de dolor extremo, pero también es un pueblo que aprendió a sobrevivir por eso vemos cómo se expresa su alegría contagiosa a través de sus bailes y cantes.

El arte flamenco se desarrolló a partir de unos cantes básicos que los “cantaores” interpretaban por afición en las reuniones familiares. El pueblo andaluz tenía un comportamiento privado muy particular; a través de sus reuniones en mesones y tabernas, donde el baile, el cante y la guitarra eran el principal motivo, se fue forjando un género musical, literario y coreográfico que hoy responde universalmente al nombre de flamenco. Esta célula embrionaria tuvo sus asentamientos en los barrios más pobres.

Hasta la segunda mitad del siglo XIX el flamenco no pasa a representarse en los teatros y cafés donde los cantantes de ciudades andaluzas como Cádiz, Sevilla y Jerez de la Frontera, y los cantaores empiezan a convertirse en artistas, desarrollan nuevos cantes y añaden a su arte la guitarra y el baile como una parte más de la expresión del flamenco.

La primera vez que se tiene constancia por escrito de la existencia del flamenco es en un pasaje de las Cartas Marruecas de José Cadalso como un primer precedente de fiesta flamenca. Es la historia, ficticia pero con base en vivencias reales, de un personaje que tras perderse por la sierra de Cádiz, se encuentra con un ‘señorito’ que le invita amablemente a alojarse en su casa justamente la noche en que este había organizado para sus amigos una fiesta nocturna, previa a una jornada de caza del día siguiente. En la fiesta que describe, el gitano tío Gregorio y su parentela divierten a los invitados con su cante, guitarra, palmas…

Y es partir de 1830, cuando algunos extranjeros que pasaron por Sevilla, dejaron reseñada en sus escritos este hecho que estaba comenzando a surgir, el que tras presenciar con entusiasmo bailes españoles en los teatros, a los personajes distinguidos, se les brinda la posibilidad de acudir a una función privada. He aquí lo que consideramos un paso clave en los orígenes del flamenco.

En 1856 ya existían academias que acostumbraban a contratar, para animar ciertos bailes, sobre todo los llamados jaleos, a cantaores profesionales. Así se fueron configurando unos espectáculos de baile en salones a medio camino entre la academia y el café cantante. La denominación de flamenco a este tipo de espectáculo, como género específico, apareció en abril de 1866, al anunciar el Salón de Oriente un gran concierto “de bailes del país con cantos y bailes flamencos” en lugar de la habitual “de bailes del país y cantes andaluces”. La música y la danza flamenca se introdujeron en las clases sociales altas a principios del siglo XIX como un entretenimiento de café.

En el siglo XX, de la mano de Manuel de Falla y otros intelectuales como Federico García Lorca, se organiza el primer concierto exclusivo de flamenco, llamado “Concurso de Cante Jondo”, que tiene lugar en  Granada en 1922. Allí Manolo Caracol, que obtuvo un primer premio, comenzó su carrera de éxitos. Después vendrá la época de los tablaos y la publicación de los primeros libros y ensayos sobre el flamenco, además de la celebración de otros concursos como el Concurso Nacional de Arte Flamenco de Córdoba.

En la época de Franco, el cante tendrá un desarrollo marcadamente folclórico, siendo “la copla” su representación máxima. Pero con la llegada de los años sesenta, dos artistas crearán las pautas de una nueva forma de interpretar el flamenco, lograrán internacionalizar este arte y abrirán un nuevo camino que seguirán otros artistas. Hablamos de Camarón de la Isla, al cante, y de Paco de Lucía, a la guitarra; de los dos. Dejo un vídeo de los dos.

 

Actualmente, el flamenco se encuentra en un momento de mestizaje con otros ritmos como el jazz, la salsa, la bossa nova y otros sones étnicos. Una fusión del que han sido pioneros artistas consagrados como Pata Negra, Ketama, Navajita Plateá o Chano Domínguez, entre otros: y el flamenco llamado puro, el cante jondo, también sigue teniendo cabida en la actualidad, con artistas como La Paquera de Jerez, considerada por muchos la reina de las bulerías; Alonso Núñez Núñez, más conocido como “Rancapino”; Miguel Poveda o José Mercé entre muchos otros.

Os dejo dos vídeos de Miguel Poveda y Rosalía con la misma letra de una canción Y dos estilos diferentes, les vamos a dedicar una entrada a cada uno de estos dos artistas:

“Si me das a elegir
Entre tú y la riqueza
Con esa grandeza
Que lleva consigo, ay amor
Me quedo contigo
Si me das a elegir
Entre tú y la gloria
Pa que hable la historia de mi
Por los siglos, ay amor
Me quedo contigo
Pues me enamorado
Y te quiero y te quiero
Y sólo deseo
Estar a tu lado
Soñar con tus ojos
Besarte los labios
Sentirme en tus brazos
Que soy muy feliz.
Si me das a elegir
Entre tú y ese… “( Los chunguitos)

 

0 Comment

Leave a Comment

Your email address will not be published.

Volver
Interigual